ACLARA PRODECON MOMENTOS PARA DESVIRTUAR OPERACIONES INEXISTENTES

El pasado 26 de marzo de 2018 en la 3ra. Sesión Ordinario de la Procuraduría para la Defensa del Contribuyente (PRODECON) emitió el Criterio Sustantivo 8/2018/CTN/CS-SASEN, del que medularmente se desprende que los contribuyentes que deducen operaciones simuladas cuentan con distintos momentos para desvirtuar la presunción de inexistencia de las operaciones que se amparan en los CFDI. Por lo que nos permitimos transcribir mencionado criterio:

 

8/2018/CTN/CS-SASEN (Aprobado 3ra. Sesión Ordinaria 26/03/2018 )

 

OPERACIONES INEXISTENTES. DEL ARTÍCULO 69-B DEL CFF, NO SE DESPRENDE QUE PREVEA LA PÉRDIDA DEL DERECHO DE LOS RECEPTORES DE LOS CFDI PARA DEMOSTRAR LA EFECTIVA REALIZACIÓN DE AQUÉLLAS. Del análisis del texto, hipótesis y consecuencias jurídicas del referido precepto, así como del estudio sistemático del Código Fiscal de la Federación (CFF), se puede apreciar que existen tres momentos para que los contribuyentes que deducen operaciones simuladas (EDOS) al recibir comprobantes fiscales digitales por Internet (CFDI) de los contribuyentes publicados en el listado definitivo del artículo 69-B (EFOS-Empresas que facturan operaciones simuladas), puedan desvirtuar la presunción de inexistencia de las operaciones que se amparan en los CFDI. El primer momento es el establecido, precisamente, en el quinto párrafo del artículo 69-B del CFF, que señala que los terceros que hayan dado cualquier efecto fiscal a dichos comprobantes, tendrán un plazo de treinta días siguientes a la publicación del listado definitivo para demostrar ante la autoridad que efectivamente adquirieron los bienes o recibieron los servicios, o bien, que corrigieron su situación fiscal. Sin embargo, en opinión de Prodecon, el no ejercer ese derecho dentro del plazo aludido no implica que precluya la posibilidad de hacerlo con posterioridad, toda vez que lo cierto es que el EDO no ha sido notificado personal y directamente dentro de un proceso que lo vincule a demostrar dicha materialidad, sin que obste la publicación del contribuyente emisor de los comprobantes en el Diario Oficial de la Federación y en la página de internet del Servicio de Administración Tributaria, ya que dicha publicación no puede surtir efectos de notificación frente a los terceros que recibieron esos comprobantes. El segundo momento puede producirse cuando concluido el mencionado plazo de treinta días, alguna autoridad emite una carta invitación para que los contribuyentes aclaren su situación o bien se regularicen. En este supuesto pueden ejercer el derecho para acreditar dicha materialidad de las operaciones o autocorregirse; empero si no lo hacen, en opinión de esta Procuraduría, tampoco precluiría el derecho para demostrar con posterioridad la efectiva materialidad, ya que dichas cartas no representan un acto de afectación, tan es así que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha declarado que no resultan impugnables por no constituir, precisamente, un acto de autoridad. Finalmente, se estima que el tercer y definitivo momento para que el contribuyente pueda demostrar la materialidad de las operaciones declaradas inexistentes, es cuando la autoridad ejerce en su contra alguno de los procedimientos de fiscalización previstos en las fracciones II, III y IX del artículo 42 del CFF; consecuentemente, en opinión de Prodecon, la última oportunidad que tienen las personas físicas o morales para acreditar la referida materialidad se actualiza hasta que se les instaura el procedimiento de revisión fiscal respectivo.

 

SUSTENTADO EN Consulta PRODECON/SASEN/DGEN/II/231/2017 RELACIONADO CONCRITERIO SUSTANTIVO 9/2016/CTN/CS-SASENCRITERIO SUSTANTIVO 2/2016/CTN/CS-SASEN

 

La interpretación anterior resulta interesante, ya que esta Procuraduría manifiesta que las publicaciones realizadas en el DOF, o en la página de internet del SAT no constituyen una notificación a los contribuyentes (EDOS)que fungen como terceros en el procedimiento del 69-B del Código Fiscal de la Federación, por lo que no precluye el derecho para demostrar la efectiva materialidad de las operaciones amparadas en los comprobantes fiscales, ya que la autoridad fiscal necesariamente tendrían que iniciar facultades de comprobación para acreditar la inexistencia de la materialidad de las operaciones, en este sentido el contribuyente contaría con un nuevo plazo para acreditar la existencia de las operaciones.